martes, 2 de noviembre de 2021

Enamorada

 

Sometido

ante la bravura de los instintos

te atreves a hurgar

en el centro de mis soledades,

a la sombra de mis biblias.

 

Te observo enamorada

deslizándote en la aparente quietud,

sobre las curvas de la noche.

 

Entre los labios

                      el anhelado suspiro.

Entre las manos

incertidumbres y misterios

desvisten la profundidad de la noche,

 y cautivan la inocencia de las pieles

que desfallecen bajo la luna.




 

 

 

 

19 comentarios:

  1. Bonitas y sugestivas metáforas, Eli. Te invito a leer mi poema TU NOMBRE CUAL UNA DAGA, en mi blog "Joyas de mi alma". Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Desfallecido me voy... aynssssssss

    Besooooooooooooooooooooooo

    ResponderEliminar
  3. El amor y enamoramiento hace estragos en nuestro cuerpo, alma y corazón. Besos Eli.

    ResponderEliminar
  4. Se podrá decir más alto pero no mejor ni más claro, las palabras adecuadas para el momento deseado, felicidades, Eli por tan bellos versos bajo una luna cautivadora.
    Un fuerte abrazo y feliz resto de semana.

    ResponderEliminar
  5. Bellas y sugestivas metáforas para unir cuerpo y alma. Ayyyy el amor como mueve y estremece !!!

    Abrazos gigantes y que todo te vaya estupendo, amiga. Feliz miércoles !!!

    ResponderEliminar
  6. Delicada entrega de dos. Precioso Eli, así como la imagen.

    Mil besitos para ti y muy feliz día, bonita ♥

    ResponderEliminar
  7. Y el es la llama ardiente para tus soledades donde tu te entregas!

    Qué maravilla de poema mi querida Eli.
    Besitos de miércoles

    ResponderEliminar
  8. Belo e sensual poema, amiga Eli.
    Onde a subtileza das palavras, encerram em si um desejo profundo de amar...

    Gostei muito!
    Continuação de boa semana.
    Beijinhos!

    Mário Margaride

    http://poesiaaquiesta.blogspot.com

    ResponderEliminar
  9. Maravilhoso poema, Eli!
    Deliciosamente sensual.
    As palavras enamoradas,
    tocam na alma, na pele,
    fazendo estremecer,
    acordando todos os desejos...
    Um tempo de amar...e viver!

    Besosssss para ti. Muchos!

    ResponderEliminar
  10. "A la sombra de mis biblias" esa frase es como una invitación a trasponer toda creencia en pos del placer.

    Besos dulces y dulce mes Eli.

    ResponderEliminar
  11. Toda una declaración de principios, sensible generosa Poeta enamorada. Se te extrañaba!!

    ResponderEliminar
  12. La noche, la quietud, la luna y tus versos introducen esa sensualidad que mana y cautiva la inocencia de las pieles.
    Como siempre, precioso poema.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Amor y sensualidad en tus versos. Saludos Eli

    ResponderEliminar
  14. Cuan bello debe ser someterse a la bravura de los instintos, cautivando la inocencia de las pieles.
    Tu alma es de otro mundo, querida Eli.

    ResponderEliminar
  15. El amor como proyecto, como experiencia pendiente de ser vivida en correspondencia, y no solo sentida. Ay, la fascinación de amar como si fuera un sueño...!

    Muy bello tu poema. Precioso! Cautiva la emoción...

    Comienzo a seguir tus blogs.

    Y ya he respondido a tu comentario en mi blog, aunque habrá una ampliación de respuesta en un nuevo post que voy a escribir. Allí te explico.

    Un placer haberte encontrado.

    Un abrazo y muchas gracias!!!

    ResponderEliminar
  16. Versos delicados y llenos de pasión.
    Un placer visitarte

    ResponderEliminar
  17. Olá Eli!
    Passando por aqui, relendo este lindo poema que muito gostei, e desejar um Feliz fim de semana!
    Beijinhos!

    Mário Margaride

    http://poesiaaquiesta.blogspot.com

    ResponderEliminar
  18. Cuanta emoción y sensualidad, en los verso y en esa imagen.
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. ...ante la bravura de los instintos
    Te atreves a hurgar
    en el centro de mis soledades" es intenso y miy pasional,altera y eleva los sentidos!!! Tus letras deliciosas y cautivantes me encantan. Un beso enorme

    ResponderEliminar

Plan perfecto

  Es un plan perfecto en esta tarde de lluvia ir a buscarte a la orilla de lo inevitable. Como un equilibrista caminaré sobre tu cornisa par...